Cada vez que en la radio hablo de cine infantil; su filosofía y la influencia que tiene en las personas; escucho una versión de este comentario: 'Es entretenimiento; están hechas para ganar plata. No tienen mensaje'. Es verdad. Son comerciales. Pero ganan millones de dólares porque tienen contenido filosófico.

 

Muchos de los valores con los que se criticaba a Disney en los 70 fueron absorbidos por toda la industria de entretenimiento infantil. Hoy los protagonistas blancos y cristianos comparten cartel con una larga lista de etnias y nacionalidades. Las princesas están empoderadas. Hasta la diversidad sexual aparece: Mulan es la historia de una chica travestida; bisexual; incluso queer. Las tres grandes sagas de Dreamworks (Shrek; Kung fu panda y Cómo entrenar a tu dragón) tienen héroes feos; gordos y con discapacidad. Incluso la idea del bien y del mal está cambiando: cada vez hay menos films con villanos que son esencialmente malvados.

 

Pero un conflicto sigue siendo invisible: la desigualdad de clase. No me sorprendería si en los próximos años se impusiera esta visión de mundo. Un capitalismo feminista; multiétnico; sexualmente diverso e inclusivo con todas las minorías; pero profundamente desigual en lo económico. Los chicos están frente a la maquinaria ideólogica más potente de nuestro tiempo. Porque en Disney; en Pixar; en Dreamworks y en Ilumination se reflejan y se instalan los valores de nuestra civilización.

IDEOLOGÍAS ANIMADAS, de Juan Sklar

$14.900,00
IDEOLOGÍAS ANIMADAS, de Juan Sklar $14.900,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Punto de retiro ECA en Palacio Barolo Avenida de Mayo 1370. Podés retirar de LUNES a VIERNES de 11 a 14:30hs. Escribinos antes de venir al 11 7060-7728

    Gratis
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Cada vez que en la radio hablo de cine infantil; su filosofía y la influencia que tiene en las personas; escucho una versión de este comentario: 'Es entretenimiento; están hechas para ganar plata. No tienen mensaje'. Es verdad. Son comerciales. Pero ganan millones de dólares porque tienen contenido filosófico.

 

Muchos de los valores con los que se criticaba a Disney en los 70 fueron absorbidos por toda la industria de entretenimiento infantil. Hoy los protagonistas blancos y cristianos comparten cartel con una larga lista de etnias y nacionalidades. Las princesas están empoderadas. Hasta la diversidad sexual aparece: Mulan es la historia de una chica travestida; bisexual; incluso queer. Las tres grandes sagas de Dreamworks (Shrek; Kung fu panda y Cómo entrenar a tu dragón) tienen héroes feos; gordos y con discapacidad. Incluso la idea del bien y del mal está cambiando: cada vez hay menos films con villanos que son esencialmente malvados.

 

Pero un conflicto sigue siendo invisible: la desigualdad de clase. No me sorprendería si en los próximos años se impusiera esta visión de mundo. Un capitalismo feminista; multiétnico; sexualmente diverso e inclusivo con todas las minorías; pero profundamente desigual en lo económico. Los chicos están frente a la maquinaria ideólogica más potente de nuestro tiempo. Porque en Disney; en Pixar; en Dreamworks y en Ilumination se reflejan y se instalan los valores de nuestra civilización.